Amigos de una taza de te

El te estaba frio


Nadie sabía que le había pasado al Jardinero. Durante una semana nadie le vio despegar los labios, y cuando sus amigos le preguntaban la razón de su mudez simplemente les sonreía y les levantaba los hombros en un gesto resignado.
En el pueblo unos decían que se había dejado mudo y otros decían que estaba loco
Al cabo de diez días volvió hablar, y cuando uno amigo le preguntó el motivo de aquel prolongado silencio, le dijo:


El te se esta quedando frio, porque estos últimos meses mis labios han dicho demasiadas tonterias y corro el peligro de que mis palabras se queden vacías de sabiduría como las conchas de la playa, que aunque parecen hermosas, no tienen alma ni vida.
Por esta razón y porque el te quemaba, mi boca ha estado cerrada y en silencio; porque es del silencio de donde surge el valor de las palabras





3 comentarios:

  1. por la boca muere el pez, eso tengo que aprende yo, me vino al pelo leerlo

    ResponderEliminar
  2. Un silencio puede más que mil palabras! Tenés un regalo en mi blog en "Para vos". Abrazo

    ResponderEliminar